Es una técnica complementaria que acompaña y fortalece el efecto de otras técnicas. Consiste en la aplicación de calor en los puntos de acupuntura. Se emplea con la combustión de la planta de artemisa,  utilizándose sus hojas pulverizadas, secadas y trituradas dentro de una forma de  llamado  "moxa". Tiene multitud de aplicaciones terapéuticas y un gran poder calorífico. Con esta técnica se calientan diferentes zonas del cuerpo con la intención de estimular el organismo a través de puntos concretos ayudando a estimular el flujo de sangre y energía (Qi). Entre sus funciones más destacadas y notorias desde la primera sesión están:

 

  • Regular y calentar el cuerpo

  • Tonificar y establecer el equilibrio energético

  • Eliminar el frío interno

  • Aliviar dolores y mejorar el estado de las articulaciones y los músculos

La moxibustión puede usarse sola o conjuntamente con la aguja de acupuntura para potenciar sus efectos.

Protección de Datos  Aviso Legal  Saiyin© 2019