Es una técnica de masaje en la que se utilizan piedras de jade o de cuarzo, con formas geométricas determinadas que permiten estimular la piel dolorida y contracturada. A través del raspado se eliminan las impurezas del cuerpo y se estimule el sistema inmunológico. En ocasiones pueden seguirse los meridianos de acupuntura. Es beneficiosa para aliviar problemas de tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea. También puede ayudar a mejorar el dolor de espalda, cuello o articulaciones y dolores de cabeza o migrañas.
Se complementa su uso en la técnica de lifting y masaje facial.

Protección de Datos  Aviso Legal  Saiyin© 2019